Miercoles, 11 de Diciembre 2019
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Victoriano Montoya Villegas
Comentario Bíblico - 17/11/2019

Cuando convertimos las obras de nuestras manos en dioses

DOMINGO XXXIII DEL TIEMPO ORDINARIO

Almeria 24h
Compartir en Facebook


Cuando convertimos las obras de nuestras manos en dioses


PUBLICIDAD

En ocasiones olvidamos que no todos los momentos de nuestra salvación se han consumado ya. De hecho, falta la gran culminación. Sobre este momento final de la historia tal y como la conocemos, versa el evangelio de hoy.

A nadie se nos oculta que es difícil imaginar y hablar de un acontecimiento que sobrepasa todas las expectativas humanas, por ello, se utiliza un lenguaje aproximado y más evocador que descriptivo. También Jesucristo tuvo que utilizar este lenguaje. Pero lo interesante de este fragmento evangélico es el modo de proceder de Jesús, quien partiendo de lo más concreto y tangible que tenía el pueblo de Israel, invitó a sus discípulos a alzar la mirada y no dejar que su alma quedase ensimismada en la realidad presente, sino que busque caminar siempre con el fundamento de la promesa de Dios de transformar esta realidad que contemplamos.

Cristo contempla la admiración que despertaba entre sus contemporáneos la belleza arquitectónica y la riqueza del templo de Jerusalén. Jesús denuncia este ensimismamiento porque conduce a convertir lo que es un medio para recordar la presencia de Dios entre su pueblo, en un fin en sí mismo. ¡Qué interesante coincidencia con nosotros! Hoy hemos llegado a unas cotas de desarrollo científico y técnico como no se había logrado anteriormente. Sin embargo, aquello que en principio es algo magnífico, se ha convertido en un gigante con pies de barro. La capacidad humana y los logros alcanzados han llevado a muchos a poner en ellos todas sus esperanzas. Pero se ha demostrado que, con mucha facilidad, esta esperanza se derrumba ante cualquier contrariedad que llega a nuestra vida. De la misma manera que aquel magnífico templo de Jerusalén fue completamente destruido, las esperanzas vitales que se sustentan exclusivamente en las seguridades humanas, se desmoronan ante las contrariedades que se presentan en nuestra existencia.

Jesús anunció a sus discípulos que llegarían momentos muy duros y difíciles pero que en esos momentos no cayeran en la tentación en que cayeron los judíos de su tiempo; fijarse solo en lo que ellos habían construido y olvidarse del sentido auténtico que tenía aquel templo; ser lugar del encuentro entre Dios y los hombres. En este encuentro está la verdadera fortaleza de todo ser humano. Por eso, aunque Jesús reconoce que los problemas y dificultades van a estar siempre presentes, la actitud del cristiano nunca puede ser la desesperanza ni el temor sino la esperanza puesta en Dios, quien nunca defrauda.

Victoriano Montoya Villegas




14/11/2019 - .Almería - Devolver la confianza


10/11/2019 - .Almería - POR UNA FE QUE SE HACE CULTURA (II): RUPTURA Y DRAMA


10/11/2019 - .Almería - Cuando hay que ir más allá de las imágenes humanas


09/11/2019 - .Almería - Libertad y justicia




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h