Jueves, 26 de Mayo 2022
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 14/11/2021

PASTILLAS A GOGO

Hice un esfuerzo para subir de nuevo por el estribo y mirarme en el retrovisor y lo que antes era una sugestiva sonrisa, se había convertido en una horrible mueca tipo la Bruja Avería

Almeria 24h
Compartir en Facebook


PASTILLAS A GOGO


PUBLICIDAD

¿Alguien a cargado Gelocatil de los Laboratorios Ferrer para los cuatro Países Nórdicos? Finlandia-Suecia-Dinamarca y Noruega. Era la primera vez y yo iba cargado de grageas así que ya comprenderéis mi estado mental muy similar a cuando creí que Gaspar Llamazares iba a ser canonizado.

Me esperaba en Kiel, destino Helsinki, 36 horas de barco. Un mar, el Báltico, donde todavía están recogiendo las bombas de la Segunda Guerra Mundial y cuya profundidad no supera -según trayecto – los 26 metros de profundidad. Calcule, con cierta premonición, si llegamos o volamos antes; si nos atrancamos o atracamos sanos y salvo en el puerto.

Yo, siempre he tenido cierta prevención de no encontrarme con secuencias que me altere mi estado de ánimo lo cual me resultan perniciosas como la nueva reposición de “Verano azul”

El barco,Sea Baltic-Line. Los frigos arriba por los gases del Termoking y las lonas abajo. Una nevada que ya la quisiera para ellos en el Club Golden Gay. Insoportable la travesía con 16 platos en el menú de salmón y bacalao “al digno presagio” El cheff que me miraba sospechosamente; un augurio como pensando que este tío, por su careto, la va a liar. (Instintivamente, me fije como comprobaba los extintores del barco y las salidas de emergencias.)

Por fin llegamos a Helsinki. Me preparé para subir arriba y disponerme para la bajada del frigo por la estrecha escalinata de hierro. Llegué a mi cabina y en el estribo, me resbale en el hielo almacenado en el suelo; me empotre contra el estribo y dos dientes inferiores, que resaltaba mi espléndida sonrisa, saltaron sin consultarme previamente. El sangrar profusamente por la boca, llamo la atención de los marineros que desenganchaba las cadenas de los frigos que rápidamente acudieron en mi ayuda. Hice un esfuerzo para subir de nuevo por el estribo y mirarme en el retrovisor y lo que antes era una sugestiva sonrisa, se había convertido en una horrible mueca tipo la Bruja Avería.

Me llevaron a la enfermería del barco y me dejaron comunicarme con mi jefe – la “F” no me salía – y me dijo que tranquilo. Que ya estaba adoctrinado que un porte mio, se convierta en una aventura del Capitán Tan. Que va a comunicar con el transitario que espera en el puerto y que mandará dos conductores que tiene en Tampere cuya distancia – calculé – las pastillas de Ferrer ya se habrían convertido en un férreo brebaje sudamericano con ancas de rana incluidas.

No obstante, me quedé más tranquilo: Mientras el sanitario del barco me extraía los raigones de las encías ya desierta de esos dientes, pero solidarios en que se habían confederados para permanecer conmigo. A las doce del mediodía, una vez pasado el letargo de la la anestesia que me proporcionó libidinosos y prometedores sueños con Elsa Pataki, dos marineros me acompañaron a una ambulancia que esperaba en el puerto. Unos minutos después, llegamos a un moderno recinto cuyo rótulo en finés – dada mi reconocida sabiduría - interpreté como “Clínica para imbéciles”

J.M.





11/11/2021 - .Almería - Empleo pese a la crisis


07/11/2021 - .Almería - Asamblea de majaras, el esperpento de la COP26


07/11/2021 - .Almería - ¿DE QUÉ NOS SALVA DIOS? (II)


07/11/2021 - .Almería - Sobre una caricatura y Jesucristo




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h