Domingo, 07 de Marzo 2021
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Moisés S. Palmero Aranda
Educador ambiental y escritor - 23/12/2020

La estrategia del caracol

Defender Baria, los ficus de la Plaza Vieja, la Bahía de Genoveses, el aire de Carboneras, es proteger la utopía, la esperanza, la semilla de una nueva oportunidad

Almeria 24h
Compartir en Facebook


La estrategia del caracol


PUBLICIDAD

Un nuevo asedio se cierne sobre Baria. Esta frase bien pudo decirla algún cartaginés, quizás el mismísimo Aníbal Barca, cuando Publio Cornelio Escipión, El Africano, conquistó Cartago Nova sin apenas resistencia allá por el año 209 a. C. Tras la caída de la actual Cartagena, siguió conquistando todo el levante de Hispania para ir debilitando la amenaza que había puesto contra las cuerdas al gran Imperio de Roma. Hay poca información sobre lo sucedido aquellos días en Baria, unas pequeñas referencias por una disputa menor entre soldados, y la confianza de que para Escipión era un mero trámite.

Por desgracia, 23 siglos después, son los vecinos de Villaricos quienes la hacen resonar y se preparan para resistir, para defenderse ante el poder del imperio, esta vez el del capital, que con su juego sucio, su prepotencia, sus corruptelas y negligencias, quiere repetir el asedio en el que fracasó hace quince años. El dinero, como Roma, no olvida, tiene paciencia, teje sus hilos, prepara el terreno, las alianzas, las traiciones, las ofrendas y espera que cambie la dirección del viento, las oportunidades, para vengar las ofensas. Y ese momento ha llegado.

Sería injusto por mi parte relacionar la falta de escrúpulos, de respeto por nuestro patrimonio cultural y ambiental a un solo partido, por desgracia en todas las casas cuecen habas, pero hay que reconocer que desde enero de 2019, con la llegada de la derecha al gobierno andaluz, las grúas comenzaron a engrasarse, los especuladores a pasar las facturas de los servicios prestados y algunos expedientes a desempolvarse. La aprobación este verano de la Ley de Impulso para la Sostenibilidad del Territorio de Andalucía, fue el pistoletazo de salida. No sé si catalogarlo como irónico, o una señal del destino, o culpar al subconsciente de los que la redactaron, pero que esta Ley se conozca como la LISTA, da mucho juego para los memes y chascarrillos.

A mí este nuevo asedio, además de recordarme la Segunda Guerra Púnica, me ha traído a la memoria a la Bruja Avería con su “Viva el mal, viva el capital” y a los caminantes blancos intentando saltar el muro para que el permanente hielo de Invernalia se expandiese por los Siete Reinos. Y ante esas imágenes, ante ese nuevo ataque de la avaricia, del frio perpetuo, del beneficio individual, se me han presentado los inconscientes que se enfrentan, a riesgo de ser aplastados, a la bien engrasada maquinaria del poder.

He visto a los vecinos de Baria ante las legiones romanas, a los Electroduendes con sus afiladas críticas y a John Nieve al frente de un dispar ejercito que no las tenía todas consigo. Imágenes que me evocan a pequeños héroes que pelean por un bien común, por la llegada de la primavera, por una nueva vida. Historias recurrentes a lo largo de nuestra historia y que por desgracia cada día se repiten más a menudo. Estamos indefensos ante los poderes económicos, especulativos, inhumanos, insensibles y poco imaginativos que no respeten ni el frio, ni el hambre de los ciudadanos, ni su historia, ni su patrimonio cultural y ambiental.

Repiten el mismo modelo una y otra vez, sin importarle nada que no sea su cuenta de resultados, y ante eso solo nos queda defendernos, resistir y ganar pequeñas batallas que nos hagan mantener la esperanza de que otro mundo es posible.

Hay una película que, a mi parecer, resume todo esto muy bien. Se llama La Estrategia del caracol. Es colombiana, del año 93 y su director es Sergio Cabrera. En ella, en clave de humor, se cuenta el drama de una comunidad de vecinos que se enfrenta al acoso del especulador, que quiere echarlos de su edificio para multiplicar los beneficios sin importarle la situación personal de cada uno de ellos.

Juntos, solidarios, con imaginación, salvando sus diferencias, se unen para defenderse de la injusticia, del poderoso caballero que es Don Dinero y pelean por su libertad y por su dignidad. Al final, y perdonen por el spoiler, con diferentes estrategias consiguen ganar el tiempo suficiente para llevarse, ladrillo a ladrillo, su edificio a un nuevo emplazamiento. Una emotiva película que nos presenta esa utopía en la que muchos creemos, que no es otra que la de remar todos en la misma dirección, en la de buscar un nuevo modelo de sociedad en la que el beneficio, y no hablo solo del económico, sea igual para todos.

Defender Baria, los ficus de la Plaza Vieja, la Bahía de Genoveses, el aire de Carboneras, es proteger la utopía, la esperanza, la semilla de una nueva oportunidad.







20/12/2020 - .Vera - Falta de memoria y de seriedad del senador Hernando


21/02/2020 - .Vera - De rodillas y alabando




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h