Martes, 11 de Agosto 2020
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Victoriano Montoya Villegas
Comentario Bíblico - 28/06/2020

O tren o bicicleta

DOMINGO XIII DEL TIEMPO ORDINARIO

Almeria 24h
Compartir en Facebook


O tren o bicicleta


PUBLICIDAD

Si oímos la palabra «mecánica», inmediatamente pensamos en el coche y en el taller. Sin embargo, en el ámbito de la física clásica, con el término «mecánica» se expresa el tratado que estudia el movimiento, tanto de las cosas más pequeñas, como de los grandes astros. Las bases de la «mecánica», en sentido físico, fueron establecidas por Isaac Newton y sus tres famosas leyes. La primera ley de la mecánica enseña que todo cuerpo sobre el que no se ejerce ninguna fuerza permanece en reposo o con movimiento rectilíneo y uniforme. Un ejemplo que puede ayudarnos a comprender de manera tangible esta ley es: un tren. Los vagones no tienen capacidad de moverse por sí mismos. Sin embargo, si se les engancha a una locomotora que tira de ellos, se moverán.

En ocasiones, podemos contemplar nuestra vida como un gran tren de mercancías, cargado de contenedores en el que nosotros somos la locomotora que tira de todos ellos. En nuestro tren vital llevamos el contendor del trabajo, de la familia, de las obligaciones, la fe… Con gran esfuerzo nos animamos cuando la vía va cuesta arriba para poder tirar de todos esos contenedores.

Cuando escuchamos el evangelio de hoy, parece que Jesucristo enseña a sus apóstoles que, para poder ser discípulo suyo, es necesario tirar todos los contenedores y quedarse solo con el de la fe. Si lo entendemos así, no es extraño que, para muchos, vivir la fe se comprenda solo como renuncia, incluso de realidades que son humanamente buenas.

En realidad, el fragmento del evangelio de hoy nos está pidiendo que nos olvidemos de la primera ley de la «mecánica» y apliquemos la primera ley del discípulo de Cristo. Esta ley podría plasmarse en un ejemplo: una rueda. En la rueda, no hay vagones que vayan en cabeza o en cola. Ni siquiera hay unos que pesan más que otros. Lo que Cristo enseña a sus apóstoles es que ser cristiano no consiste en renunciar a nada de lo que es humanamente bueno, sino que consiste en vivir dejando que Cristo se convierta en el verdadero eje de nuestra rueda vital. Es el eje el que da sentido y fortaleza a toda la estructura de la rueda. En el eje todos los radios se unen entre sí y hacen posible el movimiento.

El evangelio de hoy no habla de renuncia (de tirar algunos contenedores del tren de nuestra vida), sino que nos habla de la luz nueva que aporta la fe a toda nuestra vida. El amor de Cristo y a Cristo nos ofrece una nueva perspectiva vital. Desde ella, se pueden contemplar las relaciones familiares, sociales, laborales… incluso las dificultades con una luz, esperanza y fortaleza nuevas. La vida cristiana consiste en dejar que Cristo sea el eje que afianza nuestra vida y nos permite seguir creciendo.

Victoriano Montoya Villegas




25/06/2020 - .Almería - Aparece en El Cairo el manuscrito de una obra perdida del almeriense al-Bilyani sobre la peste de mediados del siglo XIV


24/06/2020 - .Almería - 5G y Miguel Bosé


21/06/2020 - .Almería - ADIOS AL DINERO


21/06/2020 - .Almería - ¿Hasta dónde confiamos en Dios?




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h