Lunes, 28 de Septiembre 2020
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 15/06/2020

EN MI CARBONERAS

No hay que temer que por compartir un periódico haya contagio del coronavirus, aunque las noticias expuestas pueden llevarte a otra crisis mental tipo OKdiario, La Razón y ABC

Almeria 24h
Compartir en Facebook


EN MI CARBONERAS


PUBLICIDAD

Con el cierre de bares, centros de mayores y bibliotecas públicas durante el estado de alarma se dejó de compartir la prensa de papel y hasta sus suplementos con publicaciones de reconocidos periodistas de pulseras patrióticas en sus muñecas. Con la tímida apertura de algunos locales en la fase 3, el diario de papel ha vuelto a ser motivo para acudir de nuevo al bar y leerse la prensa tranquilamente sin mojar con saliva al pasar sus páginas.

No hay que temer que por compartir un periódico haya contagio del coronavirus, aunque las noticias expuestas pueden llevarte a otra crisis mental tipo OKdiario, La Razón y ABC, pues, según la Organización Mundial de la Salud, el riesgo de contagiarse tocando esos papales enferma a la población. No sé si en las papelerías y quioscos se habrán vendido más periódicos a particulares que hayan compensado la falta de ventas a los bares y bibliotecas, pero algunos días veía – en mi Carboneras - agotados los ejemplares en esos puntos de venta, sobre todo los domingos, cuando suelen venir acompañados de regalos o colecciones de cacerolas y hasta mascarillas chinas de usar y tirar. Sin embargo, según Datos de la Oficina para la Justificación de la Difusión y Seres Complejos anti Crisis, los seis principales periódicos generalistas cayeron en casi 75.000 ejemplares diarios en marzo con respecto al mismo mes del año anterior motivo principal de asociar la caída debido al ritmo de gimnasia epiléptica y enfebrecida en terrazas.

Menos mal que no hay que temer que el virus se contagie mediante el papel de periódico ahora que van abriendo los bares donde todos pasan de largo a bibliotecas, pues sería un nuevo perjuicio que añadir a su menor venta, ya perjudicada por el crecimiento de la prensa digital y la escasez de anunciantes que en algunos periódicos donde – la acumulación de fallecidos – en el apartado necrológico han usurpado por crucigramas a go-go. Se comprueba que este virus no es amigo de la información ni de la cultura…, con jodernos la existencia ya se conforma. Peor para él y mejor para el cliente humano que nunca lee. Muchos guardamos en nuestra casa, por distintas razones, kilos de papel de periódico del que no queremos desprendernos porque no es aconsejable para destinarlo a la barbacoa. Suelen contener artículos o reportajes que nos han llamado la atención o que forman parte de la historia de la localidad, del país o del mundo en el que vivíamos cuando éramos “normales”

Mi nieto me pide un periódico cuando ve que voy al contenedor de papel con un paquete de ellos porque, me dice, le gusta tener el periódico en casa que habla del “Estado del Bienestar y no viene en el Candy Crush. Los periódicos viejos, además, tienen mucha utilidad e interés. Cuando éramos lo que exponíamos o necesitábamos exponer ante los demás, se envolvía con ellos el bocadillo de chóped o tortilla de patatas ya reseca. Los motoristas lo llevaban a manera de camiseta térmica debajo de la ropa y se usaban como papel higiénico que eliminaba almorranas; para limpiar los cristales de las ventanas y gafas con saliva cuyo reflejo podías contemplar el retrato de las Meninas como si hubieran surgido de un libro de Stephen King.

Leo en un artículo otras utilidades: revestir estanterías, mezclado con agua y cola para modelar figuras, proteger la forma del calzado para transformarlo en botines, madurar los tomates para tirárselo a Manu Tenorio, proteger el suelo cuando se pinta, utilizarlo como mantel, envolver regalos con los artículos de opinión que nos da cierto relieve intelectual, proteger del frío las lunas del coche mientras no llueva, guardar objetos delicados tales como tazas adquiridas en un Bazar Chino.

Esta pandemia, nos ha llevado a delimitar nuestra cultura por la falta de información que es cierto que la tenemos en opciones digitales pero no es lo mismo. Necesitamos la información pero en papel sobre todo porque al adquirir tres o cuatro periódicos a la vez y leer a misma noticia, no nos hace falta ir a echarle un vistazo a la línea editorial de esos periódicos para constatar que todos ellos accionan el sesgo de sus preferencia lanzada al lector. Una verdad encubierta y una cabecera intrigante. Son los profetas de nuestro tiempo que crean adictos a considerar la verdad de su tendencia ideológica que se ha inculcado.

Así tenemos que muchas mentiras, hacen una verdad. En un periódico de Derechas, leí que unos vándalos/antisistema habían golpeado a un hombre. En uno de Izquierda, la misma noticia en que fue una reyerta entre familia de etnia gitana. Lo mismo, en un periódico independiente que al hombre le había atropellado un coche al salir de casa y fue realmente lo que sucedió. No por ello, vamos a dejar de comprar rotativos y más con las satisfacciones que tenemos de que su uso tenga tantas aplicaciones - como reseño más atrás - aunque limpiarse el culo con él, hay que tener suma precaución y deferencia no “dañar” los artículos de opinión.

Juan Marcelo




14/06/2020 - .Almería - Desnudar un santo para vestir otro


12/06/2020 - .Almería - Maestros en mar de colores


07/06/2020 - .Almería - ANALIZANDO NUESTRO TIEMPO ECLESIAL (III)


07/06/2020 - .Almería - LO PEOR ES LO MEJOR




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h