Martes, 24 de Noviembre 2020
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Moisés S. Palmero Aranda
Educador ambiental y escritor - 02/06/2020

Educación para la ciudadania

Personalmente, si fuese un verdadero debate, con el ánimo de buscar soluciones, sería fabuloso, pero por desgracia no lo es

Almeria 24h
Compartir en Facebook


Educación para la ciudadania

Foto Archivo Representativa

PUBLICIDAD

El próximo 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente y, como el resto de las efemérides, solo tiene un valor simbólico, una buena manera de generar debate, reflexión, análisis, de provocar el cambio, de crear sinergias, de razonar sensaciones, de contrastar datos, de resolver dudas, de desmentir bulos, noticias interesadas, de señalar, visibilizar, reconocer las malas, y las buenas, practicas.

Cada uno enfocará el debate desde un punto de vista diferente. Unos lo harán desde la lógica, la razón, el pragmatismo y se dedicarán a mostrar la importancia de la conservación del entorno para la supervivencia humana, otros apelarán a las emociones mostrándonos la belleza de la biodiversidad de especies y ecosistemas del planeta, otros desde la ciencia señalando evidencias demostradas con cifras y datos acumulados en décadas, otros aportarán una visión crítica, reivindicativa, remarcando las continuas barbaridades que hacemos y la falta de tiempo para reaccionar. No faltarán los resignados, los que quieren y no saben, los que saben y no quieren. Incluso escucharemos a los negacionistas, a los terraplanistas, a los doctrinarios, a los neoliberales, a los hipócritas que apoyan sus argumentos en pseudociencias, en balances económicos y en disparatadas especulaciones conspirativas para intentar demostrar que las teorías de Darwin son solo ciencia ficción.

Personalmente, si fuese un verdadero debate, con el ánimo de buscar soluciones, sería fabuloso, pero por desgracia no lo es. Estamos acostumbrados a tener que exponer nuestros argumentos posicionados desde la cúspide de nuestra verdad absoluta, porque sabemos que no se nos escuchará, que se utilizará cualquier excusa para desprestigiar el mensaje del otro.

El gran problema de nuestra sociedad, no solo el del medio ambiente, es que no sabemos debatir, escuchar y presentar nuestros argumentos. Lo hemos visto estos días en nuestros representantes políticos, lo vemos en las escuelas, en las Universidades, en las calles, en las casas, en nuestro grupo de amigos. No aceptamos las opiniones de los demás, no tenemos capacidad de autocritica, de aceptar la diversidad, de respetar al que no piensa igual que nosotros.

Un ejemplo de ello fue el intento de incluir en nuestro sistema educativo una asignatura que cumpliese las recomendaciones del Consejo de Europa, para que se hiciese de la educación para la ciudadanía democrática un objetivo prioritario de las políticas y reformas educativas.

En 2006, de acuerdo con la LOE, se aprobó por Real Decreto la asignatura Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, que tenía como objetivo “favorecer el desarrollo de personas libres e íntegras a través de la consolidación de la autoestima, la dignidad personal, la libertad y la responsabilidad y la formación de futuros ciudadanos con criterio propio, respetuosos, participativos y solidarios, que conozcan sus derechos, asuman sus deberes y desarrollen hábitos cívicos para que puedan ejercer la ciudadanía de forma eficaz y responsable”. Nada más y nada menos.

Apenas duró diez años y fue atacada desde múltiples frentes, llevada a los tribunales, hasta que hubo un cambio de gobierno, que derogó, una vez más, la Ley de Educación e hizo un amago de modificar la asignatura llamándola Educación Cívica Constitucional. Como no hubo consenso, acuerdo, ni ganas de sacarla adelante, esa asignatura que era obligatoria pasó al cajón de las materias transversales, o sea al criterio del centro educativo y del profesor de turno.

No me importa quién hizo y quién deshizo, si lo hicieron con razón o sin ella, solo destaco el hecho de que carecemos de conciencia ciudadana porque ni para estructurar una asignatura nos ponemos de acuerdo. Si vuelven a leer los objetivos de la asignatura maldita, verán que son los mismos valores que nos han pedido, por activa y por pasiva, durante esta pandemia. Los mismos que nos ayudarían a solucionar los problemas de género, de desigualdad, de diversidad, de pobreza, del medio ambiente…

Si fuésemos más conscientes de que todo parte de cada uno de nosotros estaríamos en disposición de ganar muchas batallas que nos están debilitando, dividiendo, empobreciendo, destruyendo como sociedad. Nos sobran banderas y nos falta dialogo, participación, compromiso, respeto y educación cívica, ciudadana.






31/05/2020 - .Almería - LA MASCARILLA


31/05/2020 - .Almería - ¿Tendríamos que decir 7+1?


31/05/2020 - .Almería - Patriotas


25/05/2020 - .Almería - El Parque Gezi en Estambul y la Plaza Vieja en Almería




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h