Lunes, 28 de Septiembre 2020
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 24/05/2020

MI AMIGO, INFORTUNIO DESDICHADO

Vivimos en una época esgrimiendo cierta autonomía personal. Lo que las personas buscan en la vida es, fundamentalmente, pasarlo bien

Almeria 24h
Compartir en Facebook


MI AMIGO, INFORTUNIO DESDICHADO


PUBLICIDAD

…a fin de cuentas, no cabe duda que todos estos anhelos de un "más tarde mejor", no sirven para mirar mucho más lejos, hacia lo eterno, o terminan siendo profundamente crueles: una promesa de bienestar con una segura fecha de vencimiento y conclusión. El aislamiento provocado por el Covid-ocio, (a este paso. lo vamos a asumir como Corona-Vicio) ha puesto de manifiesto lo doloroso que es morir solo como le ha pasado a mi olvidado congénere, amigo y colega, Infortunio Desdichado. Murió, debido a causa de esa pandemia de forma silenciosa, sosegada, serena, esgrimiendo en su mano izquierda la coleta de un chino. (Desde Carboneras, este donde este, agradecerá mi tétrico sarcasmo que tanto le gustaba y omitir su verdadero nombre) Esto ya sucede en la vida cotidiana de muchas sociedades: ancianos que fallecen en sus domicilios sin que nadie lo perciba; aislado del cariño de familiares y amigos. Donde el Estado apoya el individualismo y quizás tienen un formulario para rellenar, pero no un hombro en el que llorar. "Te apoyas en el sistema; pero no es interpersonal, ni cálido, ni cariñoso" que decía el atractivo, seductor, y encima filósofo, Agraciado Galán.

Vivimos en una época esgrimiendo cierta autonomía personal. Lo que las personas buscan en la vida es, fundamentalmente, pasarlo bien. En algunos, si no es de “garrafón” no les “ponen” y más todavía: pasarlo bien a toda costa…, o a costa de los demás. Por esto, nadie debería extrañarse de que haya gente joven (y no tan jóvenes) que no les interesa la salud del prójimo en momentos así de complejos y complicados. ¿Cómo apelar ahora a la virtud cuando lo único que nos ha importado ha sido el placer y la inutilidad que acciona el defecto? El individualismo –como ya explique en mi anterior artículo restregando mi Máster a los demás - devalúa las relaciones humanas. Únicamente se cuenta en la medida en que sea práctico al propio bienestar, por lo que los vínculos solo son valiosos si son fructíferos o beneficiosos. Por lógica y juicio, nadie puede evitar las ataduras sociales, pero son varios los sentidos que se le pueden dar a estos vínculos: el individualista ha escogido poner el yo como la cumbre de la realización "social" como resalte en mi anterior artículo - no olvidemos, con Máster incluido del que no hago alarde- y el alegato de sus derechos como el modo de actualizar dicha realización, detalle en que finalice en mi anterior articulo con…

-¿Máster incluido…? – corta y exclama mi regadera con ese aire de cansancio y hastío que tanto le identifica cuando quiero “fardar” de algo.

- …! Ahora que lo dices! – expreso con la humildad que me caracteriza – Si: Con Máster incluido ¿Pasa algo? Bien…, como decía: el bien humano no se entiende para los que lleven corbata y expanda su personalidad como ente único. El bien humano es el concepto global de necesitar y precisar la ayuda de otros que conviven en su entorno para realizarse como persona copartícipe a ese bien común. No puede pasarse la vida abofeteando con la corbata a los demás. No puede, debido a un cargo importante, aprovechar el mismo para encumbrase y hacer su propia división con los que hacen su vida una carga entre penurias, necesidades y encima, sin corbata. No puede arrinconarse en él mismo y navegar siempre en las alturas debido a que la caída, suele ser más brutal que los que siempre han permanecido en el barro y ya admiten estar sumergidos y están exentos de caer más bajo.

-¡Me enternece y encanta esas reflexiones a lo que no me tienes acostumbrada!- admite y reconoce mi regadera ciertamente asombrada mirándome fijamente…, aturdida.

-Gracias – replico emocionado aunque esgrimiendo cierto halo de suficiencia; halagado, continuo – Esa obsesión y la opción por el “yo o nosotros” en cambio, conlleva a aceptar sacrificios que puede que incluso no nos beneficien en este sentido que no sean útiles, ni placenteros, ni satisfagan nuestros derechos, pero que, a fin de cuentas, son los que más valen, pues son opciones de mostrar generosidad, grandeza, y alguna que otra virtud que permanecía escondida. El coronavirus constituye una oportunidad única para mostrar ese lucimiento de lograr un frente común que frene la insolidaridad y memoria que tanto nos ha caracterizado como mi hecho particular de no pensar en mi congénere, Desdichado, que no sabía si existía o se había ido de nuestro mundo y ahora me penalizo por haberme olvidado de él; que no constituía parte de mis recuerdos cuando realmente, todos formábamos/formamos parte de todos. Ha tenido que da lugar un lóbrego acontecimiento para saber que antes estaba vivo y ahora no puedo contar con él para que me penalice que el olvido siempre restringe y limita tus recuerdos, tu historia…, y que siempre, a la misma, le faltara algo para completarla. D. E. P.

Juan Marcelo






19/05/2020 - .Almería - Deben dar un paso adelante


18/05/2020 - .Almería - Graduados en irresponsabilidad


17/05/2020 - .Almería - UNA INCLUYENTE EDUCACIÓN INTEGRAL


17/05/2020 - .Almería - LAS PIJOTADAS DE LOS PIJOS/AS




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h