Jueves, 26 de Noviembre 2020
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Jesús García Aiz
La Mirada de la Fe - 03/05/2020

LA IMPERIOSA NECESIDAD DEL OTRO

Aquel que nos ha creado ha puesto en cada uno de nosotros una imperiosa necesidad del otro

Almeria 24h
Compartir en Facebook


LA IMPERIOSA NECESIDAD DEL OTRO


PUBLICIDAD

Decía F. Dostoievski que «el secreto de la existencia humana está no solo en vivir, sino también en saber para qué se vive». Así, actuar de acuerdo con el plan de Dios resulta coherente con nuestra esencia como seres humanos, pues al llevarlo a cabo, no solo colaboramos en la construcción del Reino de Dios, sino que transformamos el mundo en vida, en hogar y en familia. Es decir, crecemos en nuestra condición de criaturas sociales y afectivas, capaces de relacionarse, entenderse, amarse y progresar en equipo.

Lo contrario es entrar en una locura de destrucción que empieza por atacar lo que nos contraría o incomoda y acaba eliminando todo lo que no coincide exactamente con nuestra visión de las cosas. Es decir, maniqueísmo, fascismo, comunismo…, e identificación total con cualquier otro «ismo» que, lejos de favorecer la vida, acaba destruyéndola. Y no está de más recordar -para mejor entenderlo- los millones de muertos y el cúmulo de sufrimientos a los que abocaron todos aquellos movimientos «redentores» del siglo pasado que aún continúan en algunos lugares y bajo diferentes denominaciones, e incluso, a veces, disfrazados de estados democráticos.

Está claro que el «plan» que Dios nos ofrece no puede ser otro que el de vivir, pues para eso nos ha dado la vida. Y aunque nosotros «rellenemos» ese vivir con otros propósitos personales y lo adornemos de filosofías y teologías varias, el propósito último no puede ser otro que el de disfrutar de esta existencia que se nos regala. Pues de no hacerlo nos frustraríamos tanto nosotros como el Dios que un día nos llamó a la vida buscando nuestro bien.

Pero este vivir personal no puede estar completo -ni ser válido, por tanto- si no incluye el de los demás, pues ni estamos solos ni nuestra existencia es independiente de las ajenas. Vivimos en familia, en sociedad, lo mismo que cada una de nuestras células necesita de las demás -a veces muy diferentes- para constituir un organismo que agrupa a todas en un proyecto común. Y así la «vida» de la que formamos parte, esa en que estamos inmersos, nos necesita tanto como nosotros la necesitamos a ella.

Formamos, entonces, una entidad única y necesariamente solidaria que va mucho más allá de lo que ahora se reconoce ya como sociedad global, pues los vínculos que nos unen abarcan tanto lo material como lo afectivo y lo espiritual. Y no es solo porque, de acuerdo con el famoso «efecto mariposa», hasta lo más insignificante repercute en el conjunto, sino porque Aquel que nos ha creado ha puesto en cada uno de nosotros una imperiosa necesidad del otro.

Jesús García Aiz




27/04/2020 - .Almería - El alma de los peones


26/04/2020 - .Almería - DESESCALADA INTERIOR


26/04/2020 - .Almería - REFLEXIONES


26/04/2020 - .Almería - Es Jesús en persona




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h