Martes, 22 de Septiembre 2020
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 03/05/2020

VOLVER A LA NORMALIDAD

Almeria 24h
Compartir en Facebook


VOLVER A LA NORMALIDAD


PUBLICIDAD

Mi regadera, últimamente enfadada conmigo por no darle más protagonismo en mis escritos, me pregunta, arrinconada en la terraza, cual es mi estado de ánimo y proyectos futuribles después de este destierro casero. Le respondo que después de mi mañanera gimnasia diaria…

-¿Gimnasia? ¿Lo que tú haces es gimnasia? –exclama cubriéndose con un pañuelo palestino que adquirí en Ucrania (Ukraína) con melocotones cargados en Lérida a bordo de mi camión.

-¡Lo que sea, coño – le respondo con cierta aspereza aún reconocimiento que sentado en una silla, chupitos de ponche y un cigarrillo, no puede catalogarse como gimnasia muy activa¡ Mi estado de ánimo! - añadí - es equiparable a la situación en que me encontré después de presentar mi libro! “Auge y decadencia de una panocha” en una Editorial y me dijo el editor que lo que más le ha gustado de mi libro, era la palabra FIN. En cuanto a proyectos después de salir de la jaula, he pensado seriamente en esto de volver a como éramos; lo que nos espera…, cómo seremos, o como tentativa más asequible; no salir de la verja. Tengo miedo a la continua normalidad de haber sido normal. El envoltorio de encarar la vida como era. La consecución de lo mal que la hemos dejado. Tengo miedo a ser otro igual al anterior donde he aguantado a Países en guerras eternas, pobrezas y riquezas, miseria y opulencias Si la normalidad consiste en que llegado el verano nos dediquemos a quemar bosques. Jueces no normales dejando libres a corruptos y que vuelvan a activarse para sangrar al País. Retomen los desahucios inhumanos a los más vulnerables y desprotegidos. Ultraderechistas con voz y voto en un Parlamento Democrático… Las continuas protestas de ganaderos y agricultores. La decadencia y declive de derechos adquiridos. La…

- Bueno…bueno – corta y alude mi regadera mirándome piadosamente, y con cierto aire de suficiencia, me encomienda – Mira, animal de costumbre: No todo es tan malo. La normalidad te va a permitir visitar tus espacios favoritos como El Felipe, Juan Mariano, La Frontera, -recintos de fortalecimientos musculares de Carboneras - donde realmente, si haces “gimnasia” La impertinente consigna que siempre haces a Rosa, la vecina estanquera, preguntando si ha encontrado un tabaco que no te haga daño. Tú molesta presencia en Mercadona preguntando si el pescado es fresco y no comprarlo porque te has dado cuenta de que no llevan pestañas o encuentras sus ojos desorbitados debido al susto al ser atrapado. Las….

-¡Basta! – protesto con energía y cierta dosis de poder más energético que hace accionar mi innata y furibunda energía; (frase de mi libro “Auge y decadencia…etc”…, que el editor me rechazo no sé porqué…) – Sigo y prosigo: Nos viene un virus que desconocíamos y resulta que los hielos ya no se derriten y levantan la bandera de nuestra generosidad y un halo compasivo de que los dejemos como están no alterando su composición. La naturaleza no deja de aplaudir que el Cambio Climático está estable y lo agradece con una media sonrisa; no puede fiarse…y mas, conociéndonos como nos conoce. La polución, no invade ciudades haciendo el aire irrespirable. La gripe, debido a ese aire benigno que inhalamos, se traduce en un simple resfriado debido al polen en el cambio de estaciones. Sergio Dalmas no vuelve a sacar otro disco de autores italianos que melómanos antiguos agradecemos y Mercadona no puede aprovechar la alarma de carestía para subir sus precios alimenticios. Puede que se recorten presupuestos a armar a un ejército donde todavía no pueden adivinar ni saber dónde está el enemigo pero ahí estábamos buscando tecnología para destruirlo pero seguimos en continua búsqueda y adivinanza quien será ese posible enemigo y quizás, los dos busquen la paz. Tengo bastante preocupación en ser como éramos antes de esta pandemia: Insisto: Ser en lo que era y en lo que me toca revestirme después añorando a un Nerón sin lira, que una vez exterminado los extintores de la ciudad, surja un nuevo mundo. Pegarle fuego al pasado. En la reminiscencia y empeño de dejar visible y con continuación a todo lo anterior a esta plaga tal como vivíamos y empezar de nuevo con consigna posterior; con esperanza a que nuestros dirigentes se den cuenta que el camino estable y “sostenible”, hagan una “copia y pega” de lo sufrido para no volver a repetirlo. Quizás por ello, no quiero ni deseo volver a la normalidad para ser quien era. Deseo un mundo nuevo: Un mundo donde la igualdad de género sea testimonial y que no figure en los anales de nuestra civilización haciendo patente en lo mucho que nos hemos equivocado. Quiero que volver a la normalidad no sea una penitencia de un estrato social donde el rico es más rico y el pobre ya sucumbe a la miseria detalle que a veces olvidamos que el rico es gracias al pobre. Que la población crea en si mismo lejos de Credos, religiones y fantoches de surrealistas vestimentas condicionando a un País de espirituales asequibles tipo OPUS. Penurias económicas…, familias en paro sujetas a hipotecas.

Quiero que la normalidad, cuando llegue, olvide los deslices y desaciertos de nuestra convivencia anterior y nos haga mejores y más comprensibles en nuestra armonía y que no dé lugar a criminalizar a ideales distintos y nos haga enemigos o rivales a combatir. Cada uno luchando para sacar a su familia adelante y el apoyo de solidarios que quizás antes desconocíamos. Prácticamente, empezar de nuevo debido a la mala experiencia que hemos tenido anterior. Un mundo nuevo donde el rencor, la envidia, aversión, inquina y el maltrato animal, ocultarlo como nunca lo hemos tenido y hemos practicado. El ansia de poder y gloria, quede desterrado a través de un filamento noble y honrado en que se mire más lo ajeno que lo propio: Ser coparticipe en ayudas ante los que nunca han tenido ocasión de practicarlo.

Si es así, prometo olvidar al editor que no publicó mi libro y que posiblemente, la “panocha” se haya marchitado con lo que me costó mis años de estudio finalizando en una “gloriosa” tesis del mismo que presente en el pueblo, Villavieja del Estiércol, que nadie entendió y en este nuevo mundo que me espera, siempre recordare a ese Editor que rechazo mi libro, constitutivo de un Best Seller – porque solo tenía 26 páginas…

Juan Marcelo




27/04/2020 - .Almería - El alma de los peones


26/04/2020 - .Almería - DESESCALADA INTERIOR


26/04/2020 - .Almería - REFLEXIONES


26/04/2020 - .Almería - Es Jesús en persona




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h