Lunes, 28 de Septiembre 2020
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 01/03/2020

LA VIDA ES UN CARNAVAL

Todas estas máscaras y disfraces tienen la propiedad de que no se borran con el simple hecho de desmaquillarse pero cuando cae el telón del teatro callejero parece que se han representado a sí mismos

Almeria 24h
Compartir en Facebook


LA VIDA ES UN CARNAVAL


PUBLICIDAD

No me merezco esto - aunque asuma mi andadura entre molinos que se me antojaban gigantes – y crea en mí océanos de dudas: Me han condicionado otros a acatar un tiempo de gazapos, de tesis doctorales fantasmagóricas fuera de un aula; presidentas de Comunidades exponiendo cremas revitalizantes; cajas fuertes con dinero “b”, papeles condenables que desaparecen en inexplicable misterios y corruptos sonrientes saliendo de la cárcel antes de tiempo. Soportar grupos de heavy metal con cara de haber apuñalado a su madre…, cual “Lazarillo de Tormes” en que se preguntaba “cuantos debe de haber en el mundo que huyen de otros porque no se ven a sí mismo” y eso me retrotrae al pasado carnaval donde ponemos caras de otros.

Me gusta ver a nuestros pequeños en divertida comparsa o cabalgata haciendo las delicias de los que los contemplábamos por la calle Sorbas de Carboneras. Unos vestidos de abeja, otros de Robín Hood, Pocahondas y una pequeña simulando a Rosalía y su ancho culo – el de Rosalía, claro - muy lejos en sintonía de aquellos adultos de caretas permanentes que no se la quitan el resto del año. Creo que fue la cubana Celia Cruz que certifico en una canción que la vida es un carnaval. Hay ciertas facetas en el carnaval que nos permite arraigar por unas horas en otras existencias tales como lo posible y hasta los imposibles en nuestros disfraces dadas que las mentiras que exponemos y que nacen de un pacto, en el fondo nunca son impostoras más bien todo lo contrario porque son posturas que sintoniza la ocurrencia.

Pienso que el problema brota y germina cuando los carnavales se mueven de fecha y se alargan en el tiempo sin previo aviso para todos los que participan en su recreación y los disfraces se vuelven en caretas engañosas que no dejan ver a la persona que hay bajo su ocurrente vestimenta salvando a nuestros pequeños que participan en un juego ilusionante e inocente. Esta situación - que transcurre al mismo tiempo que coinciden caretas y mascarillas de los adultos - es más frecuente de lo que parece: Se disfrazan de católicos los que no sienten piedad o compasión por aquellas personas que quieren acabar con el sufrimiento humano. También se disfrazan de ecologistas algunas de la Empresas más contaminante del País. De cordero inocente depredadores sexuales. Machistas violentos que hacen de su puño sus razones. Sale en cabalgatas neo-fascistas disfrazados de demócratas. Los que minan con publicidad engañosa a nuestros jóvenes a través del juego. Los que venden drogas a la salida de los colegios. Se disfrazan banqueros y hacendados en completa armonía con los pasos a seguir sabiéndose a salvo de que gobierne quien gobierno, su máscara siempre será su seña de identidad y no tienen nada que ocultar ya que son reconocidos.

Todas estas máscaras y disfraces tienen la propiedad de que no se borran con el simple hecho de desmaquillarse pero cuando cae el telón del teatro callejero parece que se han representado a sí mismos. Suele caer a los pies del actor dejando el rostro al descubierto ya que es el juego de la impostura en completa armonía con la compostura.

Cuando la pantomima termina y el rol como de la comparsa fenece y se retorna a exponer la verdadera identidad al público, recuerda y se añora con cierta nostalgia lo que han sido por unas horas y ahora les toca afrontar una realidad que detestan sin posibilidades de volver a disfrazarse porque se pasan y desfasan de hora y tiempo.

No me preocupa ni atañe la celebración del carnaval.., bastante tengo yo con mandar mi careto al aire todos los días sin posibilidades de acogerme a ninguna máscara quizás porque no merece la pena de proclamar que debido a mi edad, todos los errores son disculpables después de superar abismos de dificultades exponiendo el mismo rostro. (Recuerdo a mi profesor favorito, Cojonciano Ceropelotéz contando una anécdota referente al carnaval en que se presento un alumno disfrazado y le inquirió divertido: ¿Sabes quién soy…? y le contesto: ¡Cómo no, si te pasas el resto del año que me cuentas que no estás contento contigo mismo ni lo que eres…! - y añadió - ¡Cuando te suspenda en Comportamiento Cívico, quiero que vengas con esa mascara que llevas del sonriente ministro del Movimiento, José Solís Ruiz!)

Juan Marcelo




29/02/2020 - .Almería - Felicidades, artistas


28/02/2020 - .Almería - Port of Spain


23/02/2020 - .Almería - DESAFÍOS POR ASUMIR EN LA EVANGELIZACIÓN (I)


23/02/2020 - .Almería - PIERNAS NEGOCIABLES




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h