Jueves, 21 de Noviembre 2019
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 06/10/2019

CALENTEMOS EL HORNO

Mi amigo brasileño de Brasil, Fogoso Bienbragao, cuyo padre, acaba de fallecer victima de escuchar los discursos de Jair Bolsonario

Almeria 24h
Compartir en Facebook


CALENTEMOS EL HORNO


PUBLICIDAD

…y malestar entre los deudos por encontrarse en el funeral a un violinista, un bajo eléctrico, un contrabajo, un bajo de estatura que accionaba un arpa y el más bajo tocando los bongos mientras los responsables de eventos funerarios, ya habían avisado que ese acto sinfónico, le van a exigir al finado el derecho de autor pero al estar bien acomodado en el ataúd, eran los familiares los que tenían que sufragar la cuantía suplementaria que se desprendía del acto en sí. Reproche y censura de los hijos del finado ya que su padre, cadáver, no era amigo de la música de cámara y que le hubiera gustado, en su último adiós, irse con “La Lambada” de Kaoma o “La negra Tomasa” de Caifanes.

Mi amigo brasileño de Brasil, Fogoso Bienbragao, cuyo padre, acaba de fallecer victima de escuchar los discursos de Jair Bolsonario y cuyo extinto padre tenía una póliza de seguro contratado con la empresa aseguradora, “Quememos el Amazonas”, le sorprendió a mi amigo toda esa parafernalia de la empresa que ya le habían preguntado al occiso/conciso si quería música, coronas; cirios: maquillaje, o un antifaz carnavalesco para recordar viejos tiempos. Fogoso, lleno de ira mal contenida, les dijo que su padre no era partidario de tales eventos y ya que no podía responder a esos deseos porque estaba muerto, era a él a quien competía las decisiones presentes/actuales.
Que el catalogo ofrecido por la Empresa, su padre ya expreso su voluntad de optar, en la página 16 del catalogo “Ataúdes a disfrutar” por un féretro económico ya que era obvio que no iba a disfrutarlo y que dicho apartado, no contemplaba poemas cursis, lloronas contratadas a cuatro Reales la hora, ni ninguna jacularia de Fernando Arrabal que parecería el dormitorio del Conde Drácula y su corte de vampiras.

-Perdone señor – señalo el encargado de Eventos Funerarios - el ataúd, viene acolchado lo que indica un suplemento más lo cual comporta el olvido de su padre no haber adquirido un arca compuesto de desecho de serrín. Las cuatro velas, es opcional y ahí las tiene alumbrando con el consiguiente ahorro de energía eléctrica. Su padre de usted, era muy rácano –y perdone la expresión – ya que dejó sentado que en vez de la incineración en un horno, lo quemáramos a través de un soplete y que no estaba dispuesto ni a pagar el acetileno.

Las “pompas” fúnebres y sus responsables, siempre han dado mucho juego al humor negro donde soy un adicto. Esos responsables, de rostro cadavéricos, normalmente enjuto y portando un traje negro llevando como estandarte un buitre negro con pico abierto, todo se asemeja a una comedia grotesca que estaría bien encajada bajo la firma de Manuel Manzano. En la vida real - esta vida que intentamos que sea soportable – el ritual en unas “pompas” fúnebres, debería ser un procedimiento sin tantas formalidades anticuadas y detalles que allana la ridiculez. No quiero decir que tampoco hace falta compararlo al Festival de Música de Villaricos y que para darle más auge y sentir a la triste pérdida se contrate a Metálica destrozando sus guitarras en el ataúd: Me refiero que creo que no es muy difícil ofrecer un servicio de corte más moderno y menos cargante. Se destierre la botella de anís del Mono y las pastas bien amasada y confeccionada por el extinto ante de sus estertores agónicos.

Familiares, amigos y allegados, observábamos el cuerpo de nuestro paisano en un tanatorio de San Isidro, Almería. Se abrió las compuertas y el féretro se paro en la entrada. Esperamos unos minutos e impaciente, pregunte al responsable a que se debe esa espera.

“Estamos calentando el horno” me replico con una fría mirada…, vamos, como si lo mío fuera presenciar todas las incineraciones que se producían en el recinto. Ya no me atreví a preguntarle si las cenizas también incluía la del ataúd. Si la repisa con fotos de urnas y su desproporcionado precio, no tenían en cuenta la precaria situación económica de la familia y faltaría en la repisa una caja de cartón de zapatos Paredes. El extinto entro en la ubicación y despareció.

Preguntamos donde recogemos sus cenizas y nos aconsejaron que dentro de dos días esperando a que se enfríe lo cual podíamos deducir la cantidad de calorías que tenía el paisano en vida; datos que ignorábamos. Una cristalera en los laterales del horno crematorio, - detalle digno de todo elogio de un responsable con guantes incandescente en sus manos- nos aconsejo que a través de esa cristalera, “tenemos mejores vistas…y digno de contemplar”

Calculamos lo que nos ha costado vivir y que la muerte nos exima de tantos pagos cuando una vez finiquitada nuestra vida, hasta nos hacen pagar cuando hemos sucumbidos. Aquí, nadie se libra de pagar ya que no existe el abono en especie. “Te dono lo que no necesito y te lo cambio por lo que me hace falta” (Parábola del Santo y Beato Varón, J. Marcelo, en su diáspora por la cueva donde salió el resucitado Lázaro preguntando, “Cuando se come aquí…”) Sería el epitafio y estimulo vital que tiene la humanidad siempre presente y necesaria lejos de parafernalias menos exigente.
Juan Marcelo




05/10/2019 - .Almería - La ley del más fuerte


04/10/2019 - .Almería - Defensa del arbolado y Monumento a los Mártires de la Libertad de la Plaza Vieja


26/09/2019 - .Almería - El desafío de avanzar


22/09/2019 - .Almería - FOLLAR ES UN ACTO DE SERVICIO




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h