Viernes, 23 de Agosto 2019
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 09/07/2016

ENCENDER LA MECHA

Lo que sí es preocupante, es que la salida de muchos que “con el agua al cuello” sea la de encender un cirio buscando algo divino cuando lo vivido ya ha sido descartado

Almeria 24h
Compartir en Facebook


ENCENDER LA MECHA


PUBLICIDAD

Voces facultadas provistas de surrealistas vestimentas, proclaman la conveniencia de rezar todos los días para que los condenados por el desahucio; los parados y los excluidos sociales, tengan más fe y no tengan la fijación de una cuneta como futuro más próximo. Ya no nos fiamos de esperanza e ilusión para sobrellevar la situación. Que el rezo y el anhelo prevalezca y no les aboque a la desesperación. Las plegarias, amortizan el dolor y sufrimiento.

- Cuando el gusanillo del hambre aprieta, - añade mi regadera - es de imaginar que un Padrenuestro tenga la formula divina de saciar el estomago. (El Mana es un vivo “ejemplo”) Una buena plegaria es capaz de parar un desahucio. Una esplendida rogativa hace que al día siguiente, te enfundes un mono de trabajo.

-Curiosa situación en consonancia –apruebo - La Empresa de velas y cirios, Parafina La Pantoja en declaraciones hechas al diario Crónicas Malayas, asegura que desde que al Gobierno “le dio” por el Plan de Ajuste y Recortes Varios, la producción de velas y cirios en España, se vio incrementada en un 150%. Achaca a la proliferación de nuevos devotos de la Virgen de los Desarraigados y variados Santos que almuerzan necesitados de piadosa iluminación extra. Un cirio que despeje malos presagios. Una vela que ilumine nuestro futuro.
Creo recordar que la vela, siempre ha estado presente en nuestra casa. Se enciende la misma para familiares que viajan. Despejar la mala suerte. Acabar con la mala “racha” Plegarias de bienestar y favores diversos. Desear pronta recuperación al enfermo o pedir con cierta vehemencia – como en mi caso- que gorila Rivera, sea nombrado Director General de Bellas Artes y que Belén Esteban, sea incluida en la Marca España.

Encender una vela y pedir un deseo, forma parte de nuestro ritual tanto domestico como en recintos con olor a incienso y sinceramente no veo nada malo en ello.

Lo que sí es preocupante, es que la salida de muchos que “con el agua al cuello” sea la de encender un cirio buscando algo divino cuando lo vivido ya ha sido descartado. Un salvavidas etéreo donde acogerse. Salvar su particular chiringuito vivencial.
- Mal pronóstico – sentencia mi regadera - es la llama vacilante de una vela para desterrar o aislar una vida aciaga y adversa esperando otra venturosa que solo –en su desesperación- lo pueda lograr un cirio. Pienso que la vida esta en la tierra y es en la tierra donde hay que levantarse. Ya nos tocara la hora de “tumbarnos” y en mi caso, de oxidarme.

-Sabia reflexión – certifico - Pienso y razono, (ardua tarea que cada vez me cuesta mas) que la situación no puede ser más caótica cuando una empresa de cirios cierren sus balances con superávit y su producción a tope. Que a la larga, supere al cotidiano pan.
Lo trágico, es que los que todavía han tenido la suerte y privilegio de conservar su trabajo, su casa y estatus, también ponen velas para conservarlos.

Nuestros antepasados, forjaban el hierro. Después vino el “boom” del plástico. Mas tarde la alta tecnología. Ahora, en pleno auge tanto científico como tecnológico, acudimos a la parafina para intentar suplir espiritualmente lo que nos niega el progreso desterrando lo material para convertirlo en parte de nuestro designio/aspiración y convertir una vela en propósitos deseables. Ya no nos fiamos de nuestras iniciativas emprendedoras para cambiar la precaria situación. Encendemos un cirio y que el destino haga todo lo demás. Desechamos el arduo y espinoso camino nuestros problemas y encendemos una vela que por lo regular siempre la rodeamos de cierta penumbra para que resplandezca más su iluminaria.

Cierto que en una ocasión, fui prolífero en encender otras velas. Una, con el anhelo de que mi mito erótico, Rita Barberá, accediera a mis peticiones lujuriosas una vez repudiada Esperanza Aguirre. Cierto que en otra ocasión encendí otro cirio con la esperanza de que el presidente Rajoy, al exponer en lo bien que vivimos, diga de una vez a que País se refiere. Un enorme cirio que me hiciera adivinar el porqué del mutismo de Javier Arenas y ese aire místico que le rodea. Un velón sin mecha para cuando Cardenales y Obispos vayan a cobrar sus “minutas” a costa de esparcir cantos y cuentos extraños, se derritiera y les quemara las manos. Un blandón a comercios para que escondieran y no expusieran al público los tentadores maletines.
Deje el último velón para encenderlo el 25-J por la noche con la esperanza que los tardo-franquista, los de mentalidades arcaicas, los del ¡Viva España! mientras le saquean los bolsillos y los resignados –tradicionalistas, adquirieran un ramalazo de cordura. El velón se consumió y el 26-J en su noche, y vi con amargura que una vela no era suficiente según para que: Que gracias a su voto “iluminado” algunos no necesitaban velas sino una pared.

Juan Marcelo






03/07/2016 - .Almería - El gobierno al desnudo


02/07/2016 - .Almería - Rajoy no se puede esconder de nuevo


01/07/2016 - .Almería - LA CORRUPCION LEGITIMADA


30/06/2016 - .Almería - El Patronato de la Alcazaba, Una necesidad ineludible




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h