Miercoles, 28 de Septiembre 2022
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Angel Luis Alonso
La Calle de la Economía - 14/02/2014

EL FANATISMO EMPRESARIAL CATALAN

Almeria 24h
Compartir en Facebook


EL FANATISMO EMPRESARIAL CATALAN


PUBLICIDAD

Los llamados independentistas catalanes son fanáticos hasta lo desmesurado, y hasta en contra de sus propios intereses. En determinadas empresas, ese fanatismo lleva a emprender acciones contra los españoles, las empresas españolas. que pueden desembocar en una guerra comercial de alto calado en la sociedad, que ve como cada día, esa pasión exacerbada y tenaz se ceba en ellos de manera desproporcionada. Y he aquí un ejemplo claro de cómo se tratan en algunas empresas catalanas los asuntos en relación con otras españolas, en un odio a este nuestro país llamado España que supera las barreras de lo racional.
Esto es TRANSCOMA GLOBAL LOGISTIC SL, sita en Edificio NORAI. L'Atlantic, 112-120,(Z.A.L.) de Barcelona, trata a sus clientes fuera de la Comunidad Autónoma Catalana de manera diferente, cuando se trata de una empresa española. Hablamos de una deuda impagada, como en tantos otros muchos casos, por falta de recursos económicos debidos a la actual crisis, o por razones de diferencias no atendidas en precios “sobre-alimentados”, o por mala praxis, etc. Travertino Huercal Overa SL, sita en Almería, está viendo como Transcoma Global Logistic, le reclama una deuda de 28.000 euros, a través del Cobrador del Frac, pseudo-matones que atentan contra la libertad individual, y en este caso bajo mandato del odio independentista catalán.
Existen medios legales, morales y éticos, en los que el cobro de deudas, a través de juicios monitorios de rápida resolución, tres o seis meses, dan cobertura a las empresas acreedoras de tales créditos. Pero a éstas empresas fanáticas del independentismo, la justicia “española” le resulta incómoda por ser española, y prefieren los métodos nazistas para solucionar situaciones que, como ésta, pueden arruinar la vida no sólo del empresario deudor, sino de los trabajadores que viven del trabajo realizado. Claro que esto a estos independentistas, les importa menos que nada, ya que estos trabajadores no son catalanes.
En los Estados Unidos de los años 30, la mafia controlaba a las empresas y comerciantes, mediante el cobro mensual para su “protección” de sus propias metralletas. En la Cataluña de hoy, el fanatismo independentista lleva a empresas como Transcoma Global Logistic, a emplear métodos similares hacia las otras empresas españolas, de manera que se retrotraen al más despreciable método de intimidación para resolver situaciones que de otro modo resultan apropiadas.
No es este el único caso de intimidación “mafiosa” hacia empresas españolas, y hasta que no se ponga fin definitivamente a esta deriva independentista catalana, algunas empresas seguirán aplicando sus metodologías para las relaciones comerciales entre Cataluña y el resto de España, amparadas en una sociedad ciega a la realidad, y a unos gobernantes que miran para sí sin garantías de un resultado cierto y próspero.
¿Qué empresa española se atreverá a comerciar con empresas catalanas tras conocer lo que está pasando con otros compatriotas? ¿Cómo se van a desarrollar las sociedades vecinas, si estos odios desmedidos no cesan en pos de una armonía social? La respuesta es simple, y en Cataluña ya ha comenzado la deslocalización de empresas en desacuerdo con este independentismo exacerbado, para instalarse en otros lugares del territorio nacional. Sin embargo, otras como Transcoma Global Logistic, acentúan sus actuaciones mafiosas en territorio español, quizá en agradecimiento a favores institucionales, quizá en una transitoria enajenación intelectual, quizá como lazo amistoso dentro de esos grupos independentistas en los que se está con ellos o contra ellos.
En cualquier caso, persiste una razón de duda que hace temblar toda razón comercial de una empresa, esto es, ¿por que no se ha derivado un asunto de cobro de deuda, supuestamente justificado, a la justicia ordinaria, en vez de acudir a sistemas de cobro intimidatorios. ¿Acaso es una deuda consecuente con las malas praxis de ésta empresa Transcoma Global Logistic?
De todos modo, se estará de acuerdo en que la justicia es un derecho que no se impone por la fuerza ni la intimidación personal, ni atenta contra el honor individual, aunque empresas como ésta crean que si.

Angel L. Alonso






 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h